Ponencia

Retejiendo lazos a través del museo: La Casa de la Bandera en la Villa Santa Lucía

Parte del Simposio:

SP.56: Antropología en/desde/de los museos: perspectivas críticas, transformaciones y desafíos

Ponentes

Felipe Pérez Toro

Universidad Alberto Hurtado

La mañana del 16 de diciembre del año 2017 la Villa Santa Lucía, emplazada a un costado de la Ruta 7 o Carretera Austral en la comuna de Chaitén, Provincia de Palena, Región de los Lagos, Chile, fue afectada por un aluvión el cual destruyó aproximadamente la mitad de los hogares de la localidad, se llevó consigo la vida de veintidós personas y cambió radicalmente la forma de habitar este lugar.
En este contexto de destrucción, extrañeza e incertidumbre, provocada por el desastre y también por el actuar institucional, aproximadamente un año después de la fecha del aluvión, una familia de sobrevivientes decidió convertir su casa —la cual también sobrevivió al desastre— en un museo de sitio: “Museo testimonial e histórico La Casa de la Bandera”. Este lugar se encuentra ubicado en la zona de mayor impacto del aluvión y a través de su materialidad y la del terreno aledaño da cuenta a los visitantes de los impactos que tuvo el aluvión, dentro de él se encuentran diferentes objetos relevantes para la comunidad y que fueron rescatados desde el barro como verdaderos tesoros que atestiguan el pasado y que despiertan y evocan sensibilidades; relatos y testimonios que emergen desde diferentes actores y que dan cuenta de lo ocurrido; fotografías diversas; un homenaje a las víctimas del aluvión realizado en conjunto con sus familiares; una reconstrucción en miniatura del antiguo poblado; notas de prensa; entre otros.
En relación con lo anterior, el objetivo principal de esta investigación consistió en comprender las formas en que el museo contribuye a afrontar las consecuencias del aluvión y, para llevar a cabo este objetivo, se aplicaron diversas metodologías de carácter cualitativo, entre ellas la observación participante, entrevistas semiestructuradas, conversaciones informales, entre otras.
Los principales hallazgos corresponden a que este espacio se ha convertido en un lugar de encuentro y recuerdo tanto para la comunidad del lugar como para los cercanos a las víctimas, permitiéndoles preservar sus memorias y crear nuevas. Así mismo, en conjunto con otros lugares de memoria del territorio, el museo ha sido un elemento esencial con respecto a la restauración y reconformación de los lazos sociales que fueron afectados por el desastre y el actuar institucional, además, se erige como representativo de la resiliencia de la comunidad y es reconocido por su rol educativo para las nuevas generaciones del territorio.