Anuncios:

Ponencia

La ruptura en las marchas feministas del 8 de marzo de 2023 en Guadalajara: análisis etnográfico de las emociones, discursos y códigos internos.

Parte del Simposio:

SP.58: Feminismo y movimientos sociales en Latinoamérica: autonomía vs institucionalización

Ponentes

Vania Dolores Ortiz Ruiz

Universidad de Guadalajara

Las movilizaciones feministas han ganado gran terreno en el estado de Jalisco actualmente, sobre todo en la marcha anual llevada a cabo el 8 de marzo en el marco del Día Internacional de la Mujer. El auge del movimiento feminista se hace presente en la zona metropolitana de Guadalajara, lo cual se ve reflejado en las miles de asistentes que se conglomeran año con año para recorrer juntas la ciudad acompañadas de carteles, consignas y gritos que exigen seguridad, atención, derechos y garantías para las mujeres tapatías, ya que viven diariamente un contexto de violencia, impunidad y omisión.
Sin embargo, en marzo del 2021 ocurrió una bifurcación de la marcha del día de la mujer en la perla tapatía, y eso marcó una pauta para las movilizaciones venideras. Ya que, si bien antes todas las mujeres marchaban juntas a pesar de tener ideologías, militancias e identidades sexo-genéricas distintas, para así poder generar una movilización masiva en el llamado 8M, en los años consecuentes se optó por separar las movilizaciones, creando una separación desconcertante entre las colectivas y redes feministas.
Y ahora, en el año 2023, ocurrió otra ruptura dentro de la movilización del 8 de marzo, originando tres marchas distintas dentro del zona metropolitana de Guadalajara, un hecho sin precedentes para el movimiento feminista en Jalisco.
Se llevó a cabo una etnografía de las reuniones organizativas y talleres previos a la marcha convocada por la Red Yo Voy 8M y, posteriormente, un análisis de lo vivido durante la manifestación a cargo de dicha red feminista. Además, a la investigación se le sumo una etnografía digital de lo acontecido en las otras 2 manifestaciones que se llevaron a cargo de colectivas feministas radicales.
Se utilizaron los métodos de observación participante, auto-etnografía, etnografía digital y la etnografía doblemente reflexiva para hacer este trabajo antropológico. Además, se usaron herramientas como el diario de campo, la grabación de video, la entrevista a profundidad y recopilación de elementos visuales en las redes sociales.
Los elementos dentro de la marcha que se pretenden analizar son la participación de la ciudadanía, la presencia del movimiento en la vida social contemporánea, el uso de ciertos elementos performativos como la música, los carteles, los bailes; y, además, continúan otros elementos disruptivos como: una alta presencia de grupos policíacos y de provocadores en las marchas, de amarillismo en los medios de comunicación y de represalias por parte del Estado.
Este análisis cobra relevancia al tratarse de una inmersión dentro de la historia del feminismo jalisciense y como este ha evolucionado hasta transformarse en lo que, actualmente, es una movilización en la que han participado hasta 35 mil asistentes. Todo esto al margen de una sociedad tapatía conservadora y violenta.