Anuncios:

Ponencia

¿GUIAS DE SITIO O ANFITRIONES TURÍSTICOS BARRIALES? LEGITIMACIONES EN TORNO A LA FIGURA DE LXS GUÍAS EN EL TURISMO COMUNITARIO URBANO .

Parte del Simposio:

SP.17: Antropología del turismo y conflictividad social en Latinoamérica y el Caribe

Ponentes

Triana Nazarena Sánchez Attanasio

Universidad Nacional de San Martín (Argentina)

El turismo comunitario urbano surgió hace menos de una década en Latinoamérica como un acercamiento de los modelos de turismo comunitario autogestivo que hasta entonces solo estaban presentes en los poblados rurales e indígenas. A través del mismo se buscaba que los barrios populares salieran de lógica del “Turismo de Pobreza” que construía la atractividad desde una mirada externa y fetichizada de estos espacios y quienes los habitan, para pasar a un tipo de gestión más autónoma. En el marco de la reurbanización de los barrios populares implementada por la gobernación local en 2017, en la ciudad de Buenos Aires, la idea del turismo emerge como una “posibilidad de desarrollo económico, productivo, social y cultural” que acompañaba las tareas de urbanización clásicas. Así, a partir de 2020 tres organismos –Ente de Turismo de la ciudad de Ciudad de Buenos Aires, Secretaría de integración Social y Urbana, e Instituto de la Vivienda- desarrollaron y llevaron a cabo el Plan de Turismo Comunitario en el Barrio Mugica (Villa 31) y Barrio Rodrigo Bueno (Villa Costanera Sur). A través de este plan se pusieron en marcha acciones destinadas a la capacitación de vecinxs y promoción de los barrios en clave turística. De esta manera, formaron a siete vecinxs de Mugica que recibieron la certificación de “Guías de Sitio” en 2020, que les permitía oficiar este trabajo solamente dentro de su propio barrio. Es necesario mencionar que la actividad de lxs guías de Turismo en CABA se encuentra estrictamente regulada a nivel local por la ley n° 1.264, donde se estipula que todas las personas que oficien como guías en CABA deberán figurar en un registro oficial. Luego de que lxs vecinos recibieron la habilitación anteriormente mencionada, surgieron diversos reclamos por parte de quienes cuentan con título profesional de guía de turismo legalizado, otorgado por institutos terciarios y universitarios, a pesar de que ninguno de ellxs trabajaba en barrios populares. A partir de este conflicto, el ENTUR dejó de otorgar la habilitación con el nombre de “guías de sitio”, y desde 2022 se capacita a lxs vecinxs con la figura de “anfitriones turísticos barriales”, aunque hasta la fecha, este nuevo rol aún no figura en ninguna normativa oficial. A su vez, quienes cuentan con esta denominación, no pueden promocionar sus actividades como ”visitas guiadas” ya que legalmente “no son guías” y deben hacerlo bajo el término de “recorridos”, concepto que tampoco cuenta, aún, con delimitaciones específicas ni figura en las reglamentaciones legales vigentes.

Ahora bien, a partir de esta situación, surgen algunas preguntas: ¿De qué manera se legitima -o no- a quiénes pueden “guiar” un territorio? ¿Cómo se construyen, en este proceso, las narrativas turísticas de los barrios populares “desde arriba” y “desde abajo”?. Con el fin de dilucidar estos interrogantes, el presente trabajo analiza, a través del caso mencionado, cómo la figura de lxs guías en los emprendimientos comunitarios se diferencia –o no- de quienes realizan guiadas “convencionales” y qué rol ocupan los entes de turismo locales en su profesionalización y regularización.