Anuncios:

Ponencia

Candelario Obeso: Boga pionero del canto ausente

Parte del Simposio:

SP.2: Antropologías en disputa: reflexiones y prácticas desde el horizonte continental e insular delCaribe Cultural

Ponentes

Thomas Franco Useche

Universidad Nacional de Colombia

Candelario Obeso Hernández, fue un destacado escritor, excelso militar, magnífico político y virtuoso educador negro colombiano, nacido en Santa Cruz de Mompox el 12 de enero de 1849 y muerto el 3 de julio de 1884 en la ciudad de Bogotá; que en medio de un país marcado por aún soportar la servidumbre forzada de miles de seres humanos a causa del color de su piel. Situación que no sería alterada ni siquiera con la declaración de la abolición de la esclavitud en 1851 o de que negros, pardos, zambos y mulatos habían figurado prominentemente en las filas de los ejércitos libertadores.

Aquel colonialismo y racismo vivido por sus iguales fue denunciado vehementemente por Calendario Obeso a través de la literatura y el periodismo en distintos trabajos, como lo son “La familia Pygmalión”, “Lecturas para ti”, “Secundino el Zapatero”, “Lucha de la vida” y “Cantos populares de mi tierra”. Si bien estas obras son pioneras en la literatura negra en Colombia, no deben olvidarse de la dimensión caribeña que inherentemente albergan las mismas, específicamente al mundo cotidiano y la situación sociocultural de los negros, pardos, mulatos y zambos de la costa del Atlántico y del Valle del río Magdalena.

Una literatura que por lo tanto está muy distante de ser ficcional, y por el contrario, se puede entender como los verdaderos inicios de los Estudios Afrocolombianos, pero ante todo como antecedentes de la antropología sobre una población negra, afro, raizal y palenquera que ubica a Colombia en el mundo caribeño. Es decir, Candelario Obeso, no sólo es pionero en la literatura negra, sino ante todo un boga que siguiendo a sus orishas es capaz de interpelar desde una situalidad tan propia como lo es el Caribe colombiano el colonialismo y el racismo vivido por negros, pardos, mulatos y zambos, ello de cara a una transformación de la misma realidad.